Para mantener en buen estado nuestra soldadora MIG, es fundamental conocer sus partes y los cuidados necesarios que se deben tener.

Proteger el tubo contactor y el difusor de gases

El tubo contactor(1) es el último lugar donde la soldadora hace contacto eléctrico y se encuentra dentro de la tobera(2). Es común que se salpique con pequeñas proyecciones durante el proceso de soldadura. Para evitar que estas proyecciones se adhieran tanto al tubo contactor como al difusor de gases(3), es necesario limpiarlos regularmente. Si no se realizan estas limpiezas, la salida de gas podría obstruirse, afectando la calidad del trabajo.

Manter la distancia adecuada entre la tobera y la pieza

Un error común al soldar con la MIG es acercarse demasiado con la tobera a la pieza, lo que hace que el alambre rebote y quede adherido al tubo contactor. Para evitarlo, es fundamental mantener la distancia adecuada entre la tobera y la pieza.

Cuidar la tobera

La tobera es la pieza que direcciona el gas y centra el tubo contactor y el alambre a la torcha(4). Es importante tratarla con cuidado, ya que se inserta a presión y no a rosca. Si se la trata como una rosca, puede falsearse con el tiempo. Para retirarla, se recomienda girar en sentido contrario a las agujas del reloj y tirar con suavidad.

Usar antiadherente

El uso de antiadherente es esencial al trabajar con la MIG, ya que evita la adherencia de proyecciones a las diferentes piezas. Se puede adquirir en el mercado en dos formatos: en pasta o en aerosol. La regularidad de la aplicación depende de la elección de cada quien, mínimamente recomendamos aplicar antiadherente en la tobera antes de comenzar a soldar.

Todas las piezas de la soldadora MIG son reemplazables, pero cuidarlas adecuadamente prolonga su vida útil y su rendimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *