Las soldadoras inverter ofrecen la posibilidad de invertir la polaridad para soldar en polaridad directa o inversa.

Primero hablemos de cómo funciona el arco eléctrico. Para que el arco eléctrico funcione tenemos que tener una descarga de electrones por un lado, y una falta de ellos por otro.

Podemos comparar la formación del arco eléctrico en una soldadora con la caída de un rayo durante una tormenta. Ambos son similares ya que implican la creación de un canal altamente conductor que permite que fluya la corriente eléctrica. En el caso del rayo, la carga eléctrica en la atmósfera se acumula debido a la separación de cargas entre las nubes y la tierra, o entre diferentes nubes. Cuando la diferencia de potencial eléctrico entre estas cargas se vuelve lo suficientemente grande, se produce una descarga eléctrica a través del aire, lo que crea un canal de plasma altamente conductor conocido como rayo.

Es muy similar lo que sucede en la soldadura. En el caso de una soldadora, la fuente de energía eléctrica se utiliza para crear un arco eléctrico entre un electrodo y el material base que se está soldando. El arco eléctrico también crea un canal altamente conductor, a través del cual fluye la corriente eléctrica para producir calor y fundir los materiales.

Dependiendo de la polaridad que hayamos elegido para soldar, la descarga de los electrodos será disparada hacia la pieza o hacia el electrodo.

¿Qué diferencia hay entonces entre polaridad directa e inversa?

En polaridad directa, la masa va a estar en el positivo y la pinza porta electrodo va a estar en el negativo. La corriente circula del positivo al negativo, por lo cual el electrodo va a hacer la descarga hacia la pieza, con posibilidad de fundir más y calentar más la pieza.

En polaridad inversa, la masa va a estar en el negativo y la pinza porta electrodo en el positivo, por lo cual el calor se va a condensar principalmente en el electrodo y no tanto en la pieza.

¿Cómo elijo en qué polaridad soldar?

En general, vamos a querer mayor calor en la pieza y por ende mayor posibilidad de fundirla, por lo que vamos a soldar en polaridad directa.

El cambio de polaridad es una buena alternativa si lo que queremos es soldar espesores muy finos. De esta manera el calor no se va a condensar tanto en la pieza que estemos soldando sino que en el electrodo, dándonos así la posibilidad de evitar que se agujere la pieza.

Aclaración: esto no quiere decir que no podamos soldar espesores finos con polaridad directa. Con cierta práctica y pericia también es posible. Pero puede ser una buena alternativa en caso de necesitarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *